¿Por qué los fotógrafos profesionales no suelen dar a los consumidores muchos de los archivos de datos?

Es muy común que un fotógrafo experto tenga una pregunta del comprador para que se le especifiquen todos los archivos de datos de imagen de un día de toma de fotografías. Invariablemente, el fotógrafo intentará persuadir al cliente de que no lo haga, o tal vez se negará rotundamente. Deja a algunos prospectos desconcertados, o probablemente incluso ofendidos. Entonces, ¿por qué es probable que su fotógrafo no le permita tener los productos en la sesión de fotos completa? Los mejores servicios de fotografo boudoir los puedes conseguir en Fabián Medina Fotógrafo

Bueno, encontrarás bastantes explicaciones. La verdad es que el cliente no tiene derecho a hacer el trabajo en desarrollo. De hecho, en caso de que estuviera encargando una pintura, ¿exigiría luego a los clientes la mayoría de los bocetos e informes que se incluyeron en la pieza completa? ¿O cuando experimentara un vestido confeccionado, se preguntaría por las pruebas de ajuste de muselina o tal vez por los cortes de tela? ¿O tal vez las esquirlas de piedra sobrantes con el tallado de la escultura? Naturalmente no. Por otro lado, pedir que se le dé cada toma tomada durante una sesión equivale a la cosa exacta. Las imágenes que no se utilizan son desechadas, los desechos sobrantes cuando un artista trabaja con una hermosa pieza. No puede haber recompensa por ver estos pedazos de tela innecesarios y sin usar.

Pero, todavía te estás preguntando, ¿cuál es realmente el daño al recibir cada uno de los disparos? Por lo general, hay una excelente oferta de fotos hechas para el fotógrafo profesional. Si un comprador tuviera que señalar estas fotos descartadas sin editar a amigos y familiares, podría dañar seriamente la reputación del fotógrafo. Un artista experto muestra su mejor trabajo, a pesar de todo, las imágenes increíblemente mejores han sido preferidas y editadas para su mayor beneficio para las imágenes de su más alta calidad y belleza. Tener fotos descartadas y crudas presentadas a otros como su función, como elementos que se equipaban al comprador, generaría una mirada de fotógrafo poco profesional e inepta.

Experimentémoslo, no todas las imágenes saldrán a la perfección. Un fotógrafo obtendrá muchas, varias fotos en el transcurso de su sesión, cientos de ellas en su totalidad. De estos, seleccionará los perfectos, los que han sido más halagadores para usted personalmente, y también los que posiblemente tengan el mayor potencial para ser esfuerzos artísticos. Y luego los idealizará, modificándolos hasta que sean lo mejor que puedan ser, equilibrados y puros. Estas imágenes editadas le mostrarán lo mejor posible, que resulta ser todo lo que desea de sus imágenes, ¿verdad? Vadeando a través de numerosas tomas sin editar, sin usar, a veces docenas en exactamente la misma pose con solo variaciones mínimas… puede que no haya nada en absoluto que pueda obtenerse de esto cuando su fotógrafo especializado le entregará las mejores tomas, editadas de la mejor manera posible. estándar.

Las fotos que no se prefieren editar generalmente se han dejado en la parte posterior de la razón. Nadie necesita considerarse a sí mismo como poco fotogénico, pero a veces una toma será simplemente poco favorecedora, o desde un ángulo terrible, o sin querer destacará los defectos. Independientemente de cuánto le asegure un cliente a un fotógrafo que no se va a molestar por la pila de cientos de fotos en bruto y sin editar, esto invariablemente se convierte en la situación. El cliente se ve retratado con estrategias poco halagadoras en estas fotografías no utilizadas y se enfada o se enfada, por lo que se siente inseguro con respecto a las capacidades de su fotógrafo. En caso de que las fotos sean de una situación particularmente crucial, como conmemorar un compromiso o incluso el comienzo de un niño, los sentimientos asociados a estas tomas pueden ser bastante mayores. ¡Y nadie quiere saber si una mujer recién comprometida se echa a llorar cuando ve sus fotos por primera vez!

Si aún desea ver cada una de las imágenes, dígase a sí mismo por qué. ¿Sería factible que se describiera como un tiro realmente excelente escondido entre todos esos descartes, algo que podría estar perdiendo? Su fotógrafo ha revisado con cautela todas las fotografías, y también ha elegido con mucho cuidado las perfectas para editarlas e introducirlas en su álbum o para enmarcarlas. Confíe en que él ha hecho esto en su caso a partir de las mejores imágenes de su sesión en conjunto. Él está tan fascinado como tú en hacer que las fotos de esas personas sean encantadoras e inolvidables, destacando su talento y esfuerzos. Tu fotógrafo aprecia su obra de arte, y también lo elegiste con un propósito, confiando en él para capturar tu impresión y tu esencia. Ahora confíe en él para terminar su actuación, descubrir las verdaderas gemas entre las imágenes y hacerlas brillar.

“Pero imagina si compensé una gran cantidad de efectivo y él solo me dio unas 5 fotos”. Esa es una decepción para el comprador muy común en un mundo de servicios de fotografía. Para evitarlo, primero pregunte a su fotógrafo por adelantado sobre una cantidad aproximada de fotografías por sesión y, naturalmente, pruebe su período de tiempo y condiciones. Aquí hay una muestra de los términos y condiciones habituales del fotógrafo que cubren todos los problemas normales.